Total de visualitzacions de pàgina:

dimecres, 5 de febrer de 2014

Juan González Soto

Larsen visita a Angélica Inés



la vida está hecha de malentendidos
Juan Carlos Onetti



                        Caminó entre la quietud y el frío,
                        calle abajo sobre la tierra húmeda,
                        empequeñecido entre los árboles,
                        esperando encontrar la puerta y nadie.

                        Miró las ventanas, sus solas luces,
                        pálidas aún, y aún lejanas,
                        mientras oía el silencio con perro
                        en el centro del jardín, sin miradas.

                        Ella salió de la primera sombra
                        azul de la noche. Llegó pisando
                        sobre la gravilla, entre ladridos,

                        el sendero, el perro, las estatuas.
                        «Puedo pegarme un tiro», pensó,
                        sin entusiasmo, ya compadeciéndose.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada